Los domingos de Economía en el Retiro: Rescatemos personas, desahuciemos banqueros

DOMINGO 17 JUNIO 2012 18H

RESCATEMOS PERSONAS, DESAHUCIEMOS A LOS BANQUEROS

NACHO ÁLVAREZ

España acaba de protagonizar el enésimo rescate de la UE a un país de la zona euro. El gobierno del PP se esfuerza en transmitir la idea de que no es un rescate, sino un “préstamo”, una “ayuda” exenta de la condicionalidad que la UE ha impuesto a Grecia, Irlanda o Portugal. Esta idea ha sido ya inmediatamente desmentida por el propio Eurogrupo, que ha afirmado que vigilará de cerca no sólo el cumplimiento de las reformas financieras asociadas al rescate, sino también la continuidad de los recortes sociales y de las contrarreformas laborales.

Asistimos por tanto a un reforzamiento de las políticas de socialización de pérdidas que ya hemos venido viendo en los últimos años: las pérdidas de la banca se transfieren al sector público, que las asume a costa de durísimos recortes en los salarios de los empleados públicos, en la calidad de los servicios públicos, en las pensiones, etc. Además, esta subordinación a los intereses de los acreedores –garantizando el pago de la deuda por encima de cualquier cosa– nos conduce no sólo a una terrible regresión social, sino hacia la profundización de la crisis económica.

Como estamos viendo en este momento en Grecia, los límites políticos y sociales de estas políticas son evidentes. Frente a ellas, se pueden y se deben levantar alternativas que sitúen las necesidades sociales por delante del pago de la deuda y de los requerimientos del capital financiero.

 

FRANCISCA RUIZ LÓPEZ

Las Cajas de Ahorro han tenido una función social durante más de cien años, pero desde la década de 1980 comenzó una política de bancarización de las Cajas con la finalidad de privatizarlas finalmente. Ello debido a que la banca privada quería  apoderarse de esa parte del negocio financiero que constituía el 50% de los activos de nuestro país,  un jugoso negocio al cual no tenía acceso. Las cajas funcionaban bien, tenían prestigio y contaban con la confianza del ciudadano que depositaba su dinerito en ellasHay una campaña de desprestigio de las cajas, que persigue justificar su privatización y su traspaso, a precio de saldo, a los bancos privados.

Una banca pública no persigue el máximo beneficio en el mínimo tiempo, como lo hace la banca privada, mediante operaciones especulativas.

 

Comments are closed.