Ni Recortes ni represión ¡autodefensa en los barrios! 30J

30 de Junio, Madrid en solidaridad con todas las personas represaliadas por la Huelga General del 29 de marzo de 2012

Doscientas veinte personas detenidas, casi medio millar de identificaciones, una ingente cantidad de multas… seis personas en prisión preventiva. Este ha sido la respuesta del Estado a la única forma de desobediencia que, casi residualmente, sigue reconociendo: la Huelga General.
Javi, Dani, Isma, Laura, Rubén y Andreu son víctimas arbitrarias de ese poder que
se niega a aceptar su propio desmoronamiento y reprime cualquier nueva forma
de organización social que suponga una amenaza a ese viejo mundo. Su tiempo
está agotado.
Todas estuvimos en las calles durante la última Huelga General, todas quisimos
aprovechar el último y único resquicio que se deja a la desobediencia. Fuimos
nosotras quienes cortamos calles, cerramos bancos, saboteamos locales, quienes
trataron de compensar ese día toda la presión que sufrimos por parte del Capital,
quienes tratamos de subvertir temporalmente la violencia estructural que
padecemos en nuestra vida cotidiana. Todas eramos legiones de javis, de danis, de
ismas, lauras, rubenes y andreus. Somos el síntoma del final de un sistema, y
somos a su vez la semilla de una nueva forma de vida. Tenemos la legitimidad, y lo
saben (¡y lo sabéis!), y nos temen (¡nos teméis!), y nos reprimen (¡nos alimentáis!).
Nos hemos sacudido el miedo de encima y frente a la represión cotidiana
reivindicamos la autodefensa diaria; impidiendo desahucios, cortocircuitando
redadas racistas, saboteando, ocupando el espacio urbano, practicando la acción
directa, creando huertos, expulsando del barrio a los pistoleros que con su
presencia tratan de recordarnos cómo se mantiene este orden social…
Hemos tomado, en definitiva, la firme determinación de exprimir al máximo la
solidaridad y el apoyo mutuo entre iguales, para obtener de ellos el aliento
necesario, y continuar la lucha.
El viento sopla a nuestro favor. Fin de la obediencia.
Madrid a junio de 2012

 

Octavilla

Comments are closed.